Untitled Document
   
Multithumb found errors on this page:

There was a problem loading image 'images/septiembre11/reforma.jpg'
There was a problem loading image 'images/septiembre11/reforma.jpg'

reforma.jpgEl vetusto y caduco modelo de investigación penal que rige en la República Argentina  al abrigo del Código Procesal Penal de la Nación –caracterizado por ser escrito, secreto, burocrático, lento, arbitrario, ineficaz al momento de brindar soluciones de calidad ante los conflictos penales e identificado como un modelo procesal penal inquisitivo (mitigado)- debe, inexorablemente, dar paso a un modelo procesal ágil, moderno, transparente, con respuestas adecuadas a las problemáticas del siglo XXI.

Pareciera que la Presidenta de la Nación impulsa esta propuesta, a la luz de su discurso brindado en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada durante la inauguración del sitio de internet www.infojus.com.ar, oportunidad en la que criticó que en la República Argentina continúen vigentes instituciones del Código Napoleónico, propias del siglo XIX; y –en lo importa al sistema penal en particular- expresó la necesidad de comenzar a trabajar sobre las instituciones que prevé la Constitución Nacional, como el juicio por jurados.

Ante este escenario y con la esperanza que el sistema de enjuiciamiento penal -a nivel federal- inicie su camino de transformación, preliminarmente se debe aclarar que la reforma procesal penal no se limita a una modificación normativa ni a un "parche legislativo".

Es que, la reforma pretendida, involucra, también, la reorganización de las instituciones que integran el sistema penal (ministerio público fiscal, ministerio público de la defensa, poder judicial, asesorías tutelares, agencias de seguridad, abordaje penitenciario, agencias de seguimiento post-penitenciario, entre otras) para orientarlas hacia la gestión transparente del flujo de casos penales en los que deben intervenir.

Con este mismo norte, también cobra relevancia la capacitación de todos los integrantes del sistema penal para que, de tal modo, la nueva lógica en la gestión de conflictividad no se trunque con la aplicación de viejas prácticas, propias de sistemas procesales de siglos pasados.

Sobre el diseño normativo que propone la reforma procesal penal, se destacan entre sus notas características la introducción de audiencias orales en todas las etapas del proceso penal  -es decir, previas al juicio- lo que exige nuevos modelos de actuación para los fiscales, jueces y defensores.

En este sentido, la incorporación de la oralidad para discutir toda “incidencia” durante la investigación penal (prisión preventiva, nulidades, excepciones, discusión sobre admisibilidad de prueba para producir en juicio, entre otras) garantiza la publicidad del proceso; publicidad que constituye un  límite natural a posibles arbitrariedades y, consecuentemente, determina  la vía a través de la cual se concreta el control social de los actos de gobierno.

Asimismo, la reforma normativa también propone la incorporación de salidas alternativas a la sentencia penal (condena o absolución) a través de la mediación penal, la autocomposición, o la suspensión de juicio a prueba; bregando de tal modo por soluciones pacíficas al conflicto y procurando brindar respuestas de calidad que satisfaga los intereses de los protagonistas –víctima e imputado-. Como resultado, también se economizarán recursos, siempre escasos, que podrán ser direccionados para investigar hechos o conflictos de magnitud que así lo requieran.

La reforma que se postula, también destaca la centralidad del juicio oral y ubica a la etapa preparatoria –investigación penal- en el lugar que le corresponde; esto es, un período de tiempo razonable durante el cual, el Ministerio Público Fiscal, debe recolectar información para preparar su acusación.
En definitiva, será en la audiencia de juicio la oportunidad en la que se producirá la prueba ante un Tribunal imparcial, el que dictará sentencia a través de la información que reciba de las partes –luego de celebrado el debate- y sin contaminación previa que afecte la imparcialidad del juzgador.

Estas son las notas características de un modelo procesal acusatorio respetuoso de estándares internacionales que garantizan los derechos de los justiciables; y que, claramente, exceden la simple noción que se vincula con la necesaria y constitucional distinción de roles entre quien investiga (Ministerio Público Fiscal) y quien juzga (Poder Judicial).
A los solos fines de mencionar algunos ejemplos, en el país ya encontramos códigos procesales de neto corte acusatorio en las provincias de Chubut, La Pampa, Ciudad Autónoma de Buenos Aires; a la vez que se encuentran en pleno proceso de implementación las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Santiago del Estero. Por su parte, la provincia de Formosa ha finalizado su proyecto piloto en pos de incorporar la oralidad en el proceso penal, con excelentes resultados; y en plena discusión legislativa hallamos a las provincias de Corrientes, Neuquén y Salta, entre otras.

Esta mera enunciación refleja la profundidad que está alcanzando en el país la reforma de los modelos procesales penales, que están virando saludablemente de modelos inquisitivos a modelos acusatorios.

El nivel de discusión y compromiso asumido en las provincias mencionadas a modo de ejemplo, es la cuenta pendiente más importante a nivel federal y, especialmente, de nuestros representantes en el  Congreso Nacional.

Finalmente, en el marco de las reformas reseñadas, nos encontramos con el juicio por jurados, que constituye la gran deuda  de los sistemas procesales penales para con la Constitución Nacional.

En la actualidad resulta muy difícil encontrar excusas válidas para postergar su implementación.

La transparencia y democratización del sistema de justicia penal solo puede concretarse a través de la participación ciudadana en los procesos penales. Y esta participación reclamada, ya no se ve satisfecha con audiencias públicas, en las que la ciudadanía participa en calidad de espectadora; antes bien, la participación prevista por la Constitución Nacional a través del juicio por jurados constituye el engranaje necesario para el funcionamiento del sistema de enjuiciamiento penal en la República Argentina.

Por estos motivos, las palabras de la presidenta resultan una bocanada de aire fresco y una convocatoria a trabajar en sintonía con modelos de sistemas penales que respondan a los ejes centrales referidos.

Adolfo Javier Christen*
Docente UBA
Integrante de la Asociación Pensamiento Penal y del INECIP
Funcionario del Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
   
   
   
   
   
RT @VocesJusticia: Hoy internos de la Unidad 19 de Ezeiza entrevistaron a la coordinadora del taller Sabrina Santopinto en el marco del #Pr
RT @VocesJusticia: En el penal de Ezeiza se realizó Taller #TuVozEnLaRadio dictado por Sabrina Santopinto, directora de @VocesJusticia http…
RT @VocesJusticia: Se realizó el primer encuentro del programa #TuVozEnLaRadio a cargo de Sabrina Santopinto. Asistieron 18 alumnos de la U…
RT @german_garavano: En el relanzamiento del Eje Justicia y Comunidad de #Justicia2020 durante el 1er Encuentro Nacional de Ética https://t…
RT @VocesJusticia: Los juicios unipersonales ya son una realidad en el Tribunal Oral de San Martin. Mirá → https://t.co/haYQNtp0kA @martinc
RT @VocesJusticia: El ex juez de menores Rodolfo Brizuela cuenta su historia y su anhelo de una Justicia cercana a la gente. Conocelo → htt…
RT @VocesJusticia: AHORA -Taller de radio coordinado por Sabrina Santopinto, directora de @VocesJusticia en @CasaFuturoDvt - Programa #Just
   
   
SIC

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

   
© PuntoJus